Asociación Socio–Educativa para la Educación

A educación como base do futuro da nosa sociedade

Rúa Neveda, 4 Bajo
Santa Cruz - Oleiros

Teléfono: 981 929 354
Móvil: 680 337 658

Horario: L-V 09:00h a 13:00h - 16:00h a 20:00h

La educación, una herramienta clave para erradicar el acoso escolar

En este artículo se recoge la ideología de José Antonio Marina, catedrático comprometido con el provecto de impulsar una “movilización educativa” con el propósito de involucrar a toda la sociedad española, en la tarea de mejorar la educación, mediante un cambio cultural que aproveche la preocupación, la generosidad, la energía y el talento de miles de personas dispuestas a colaborar.

La propuesta más reciente de esta movilización educativa fue impulsar una Universidad de Padres online. Es un provecto pedagógico para colaborar con los padres durante todo el proceso educativo de sus hijos. La idea fundamental de este provecto es que toda la sociedad debe ayudar en esta tarea.

Un centro educativo puede eliminar la violencia si sigue los protocolos adecuados. Cada tipo de violencia o de agresividad precisa un tratamiento diferente. El acoso es un caso especial de violencia: aquella que se ejerce premeditadamente para hacer daño, durante un período largo de tiempo. Por eso, no tiene nada que ver con la agresividad explosiva o puntual. En el acoso hay tres protagonistas: el acosador, la víctima y los espectadores, por lo que debemos dirigir las medidas educativas hacia los tres: La  víctima para apoyarla, al acosador para hacerle cambiar de condura y a los espectadores para que se den de cuenta de que pueden influir poderosamente en que esos hechos no sucedan.
En estos protocolos deben fijarse con claridad las responsabilidades de cada agente: de la dirección, del claustro, del departamento de orientación, del tutor, del profesor en su aula, de los alumnos, de los padres, de la Administración educativa. Hay que aprovechar los procedimientos que ya demostraron su eficacia: el establecimiento de comisiones de convivencia en las que participen los alumnos, el nombramiento de un profesor encargado de poner en práctica el plan, los procedimientos pedagógicos adecuados dentro del aula.

 

Programas de éxito

O interese pola violencia nas aulas  espertou en 1982, en Noruega, cando tres escolares –de idades entre 10 e 14 anos– se suicidaron por acoso dos seus compañeiros. Como consecuencia, o goberno tomou a única decisión sensata: emprender unha campaña para resolver ese problema. De aí naceu o programa de Dan Olweus, que serviu de referencia para todos os demais, e que está publicado en castelán, co título Conductas de acoso y amenazas entre escolares. Implantouse en miles de centros, durante máis de vinte anos con bos resultados. Baséase en catro principios que deben aplicarse na escola e –idealmente– tamén no fogar.

1.- Cordialidade, interese positivo e implicación por parte dos adultos.

2.- Límites firmes ante un comportamento inaceptable.

3.- Unha aplicación consistente de sancións non punitivas e non físicas.

4.- Adultos que actúen con autoridade e como modelos positivos.

 

En Finlandia, o goberno puxo en práctica con éxito un programa denominado KiVa, deseñado por investigadores da Universidade de Turku. A diferenza doutros programas, KiVa céntrase no grupo, no que están tamén os espectadores que, coa súa pasividade, dan a mensaxe de que non está pasando nada grave, co que se converten en colaboradores do agresor. Non hai que cambiar a actitude da vítima para que sexa máis extravertida ou menos tímida, senón influír nas testemuñas. De conseguirse que non participen no acoso, iso fará cambiar a actitude do acosador. O obxectivo é concienciar da importancia das accións do grupo e defender e apoiar á vítima.

Os estudantes reciben unha vintena de clases aos 7, 10 e 13 anos. Facilitase que as vítimas poidan denunciar a  súa situación, mediante un buzón virtual. En cada centro hai unha comisión formada por tres adultos, que se poñen a traballar en canto detectan un posible caso de violencia.

A avaliación do programa demostra que KiVa  reduciu todos os casos de acoso, que a súa eficacia se ve xa desde o primeiro ano,  e que conseguiu que o acoso escolar desapareza no 79% de las escolas, e se reduza noutro 18%.

Unha vez máis se comproba que a profesionalidade e o desexo de resolver os problemas poden facer prodixios. En cambio, a pasividade, a inercia ou o inmobilismo tan só serven para agravalos.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies